Inicio > Plantas > Bugambilia


Bugambilia

Nombre cientifico: Bougainvillea

Familia: Nyctaginaceae

Originaria de América tropical o subtropical, fue descubierta por el navegante francés Louis de Bouganinville, de donde procede su nombre.

Altura: Hasta 15 m ( Normalmente cuando se cultiva fuera de su lugar de origen suele alcanzar los 4 metros, con un crecimiento anual posible de medio metro)

Clima: Deben plantarse al sol en un lugar cálido, con temperaturas máximas de 22 ºC. Necesitan ser plantadas en un clima cálido, donde no se produzcan heladas y a pleno sol ( El mejor lugar será contra un muro situado al sol, donde ellas puedan trepar). Debe protegerse en invierno en aquellos lugares fríos. En estos casos lo mejor es plantarla en un contenedor que se pueda resguardar al interior. Pueden resistir hasta 5 ºC en invierno siempre que esta temperatura no se prolongue durante muchos días y que la tierra se encuentre seca.

Suelo: La buganvilla necesita un terreno rico, mezcla de humus y turba, con un buen drenaje, y suelto. Una tierra que retenga el agua o demasiado compacta produce ejemplares raquíticos o desgarbados. Necesita abonados muy frecuentes. En época de crecimiento es conveniente un abonado cada 8 o 10 días, que sea rico en potasio, fósforo y nitrógeno. Un abonado deficiente origina ejemplares con hojas pequeñas.

Propagación: Se pueden reproducir a partir de acodo, que consiste en introducir una rama en la tierra y sujetarla hasta que produzca raíces. Luego se separa la nueva rama de la planta madre y se planta en su emplazamiento definitivo. También se pueden obtener mediante esqueje, una técnica reproductiva que consiste en plantar un trozo de rama. Tanto si utilizamos una manera u otra, la reproducción deberá realizarse en primavera.

Riego: Regular, muy abundante durante la época de crecimiento. Aproximadamente unas 3 veces por semana. Cuando las temperaturas empiecen a enfriar, se debe abandonar el riego que debe ser inexistente en pleno invierno. Lo mejor es regar muy poquito a partir del mes de noviembre, si empieza a hacer frío y dejar de regar cuando las hojas comiencen a caer. Es muy conveniente pulverizarla en primavera y verano, aunque debemos vigilar de no mojar las flores que se pudren y caen. En caso de ejemplares plantados en macetas, se pueden colocar las mismas dentro de platos con piedras de manera que el agua no toque a la planta. Un exceso de riego o la falta de drenaje adecuado hace que las hojas se vuelvan amarillas.

Usos: Las buganvillas son plantas trepadoras que puede utilizarse para adornar paredes, vallas, muros, verjas, setos, etc. Aunque están provistas de fuertes aguijones que les ayudan a engancharse a las superficies, a medida que crecen y aumentan de peso y tamaño, necesitan que las fijemos adecuadamente para que puedan aguantarse. En caso contrario, las ramas se suelen descolgar y penden hacia el suelo. Además de cubrir superficies verticales, las buganvillas pueden crecer horizontalmente cuando no encuentran la superficie vertical donde agarrarse. Esto las hace muy útiles para cubrir superficies horizontales más o menos empinadas, especialmente en pendientes o terraplenes. Las buganvillas pueden adquirir un aspecto arbóreo si se les proporciona un sostén y una poda adecuada. Generalmente para este uso se suelen utilizar ejemplares pequeños plantados en maceta. Un uso parecido a este, aunque mucho más controlado, es cuando se utiliza como bonsái.

Plagas: - La cochinilla: Produce hojas pegajosas, como consecuencia de las secreciones producidas por insectos que se pegan a las hojas en forma de verruga, chupando con sus largos picos la savia de las plantas infectadas. Además de producir una mayor lentitud en el desarrollo de la planta, terminan con hacer caer las hojas. Las causas que favorecen el desarrollo de la cochinilla son la calor y la falta de humedad, por lo que un regado frecuente, con una pulverización de vez en cuando será la mejor manera de evitar su aparición. Una vez la planta se encuentre infectada, deberán eliminarse con un paño mojado en alcohol. Una solución bastante eficaz consiste en atacar a los insectos en su estadio larval, aplicando algún insecticida específico. - La arañuela roja : Aparecen manchas amarillas en las hojas con la posterior caída de las mismas. Esta enfermedad viene causada por unas arañas de color amarillo verdoso - rojo naranja en verano - de diferentes especies, aunque la más normal es la Tetranychus urticae, que ataca a plantas situadas dentro y fuera de casa durante el verano. Son animales de menos de 1 mm, con 8 patas y visibles a simple vista. Se desarrolla durante el verano en ambientes muy secos La solución consiste en pulverizar las hojas por el envés y, a ser posible, utilizar humificadores para que el grado de humedad impida la aparición de estos insectos. Hay que limpiar bien el jardín para evitar la rápida reproducción de las mismas y aplicar algún acaricida específico, procurando mojar el envés de las hojas. Un método natural consiste en limpiar las hojas con el líquido resultante de la infusión de hojas secas de ortiga o cola de caballo. ( Ver otros insecticidas naturales) - El mildiu, enfermedad causada por hongos, que penetra en los tejidos fundamentalmente por las heridas y se reproduce en ambientes húmedos y claros , causando manchas blanquecinas y blandas al tacto, por eso es conveniente que las plantas se encuentren en un ambiente aireado . La solución consiste en cortar las partes afectadas y tratar las plantas con fungicida. Los restos infectados deben eliminarse completamente quemándolos para evitar posteriores infecciones y se deben desinfectar las herramientas utilizadas. Una medida prudente es realizar una fumigación preventiva en primavera y otra en verano para evitar el contagio.





Todas las categorías: